Saltar al contenido
Ser Amarillo/ UD Las Palmas, noticias, fichajes, plantilla, foro

Otro penalti que no era

Otro penalti pitado a la UD Las Palmas que no lo era. Pese a la alegría consecuente a la gran victoria conseguida por 0-2 en El Toralín, el encuentro nos vuelve a dejar un pequeño mal sabor de boca. La llegada del VAR no ha cambiado nada. A Las Palmas le siguen pitando de manera distinta.

Los árbitros le han pitado penalti a la UD Las Palmas en 3 de los 4 partidos fuera de casa. La UD solo se libró en el derbi canario.

El asunto comienza a ser desesperante. Otra vez fuera de casa, el colegiado del encuentro decide pitar penalti en contra de la Unión Deportiva Las Palmas. Tres han sido los que han pitado y posiblemente ninguno lo fue. El VAR, en vez de ayudar, hace que todo tenga menos sentido, pues ya no se equivocan con la velocidad de la acción, se equivocan con repeticiones. Cabe destacar otras actuaciones lamentables como la del árbitro del partido del Racing, que hizo todo lo posible para que Las Palmas no se llevara el partido, ayudando a perder tiempo al Racing y con un tiempo de añadido final exagerado.


La UD sale a penalti por partido. Primero fue ante el Málaga, tras un ligerísimo agarrón fuera del área que no se prolongó, pero que el delantero supo simular y alargar para hacer parecer que ocurría en el área. A la UD se le escapó una victoria por aquello y el VAR lo confirmó, pese a que era bastante evidente en las imágenes. Otra vez, en Girona, la primera de las dos manos. Álvaro Lemos apartaba el brazo para que el balón no le diese. La pelota chocó contra su hombro y el colegiado no dudó en pitar penalti, simplemente porque vio que hizo el movimiento. El VAR de nuevo lo ratificó y el gol nos hizo perder un partido en donde fuimos superiores.


La última, hoy. Un minuto después de que Viera marcase, acción embarullada en el área y penalti. Tras ver la repetición cualquier aficionado, sea de Las Palmas o no, puede apreciar, no solo que De la Bella está de espaldas y no ve el balón, sino que apenas le toca la pelota en el brazo y el balón viene rebotado de su propia pierna, lo que hace que ni varíe la dirección. El VAR le vuelve a dar validez, lo que hace pensar o que son muy malos en su trabajo, pues ni con mil repeticiones pueden ver lo que un aficionado de a pie puede ver; o que no hay nadie en el VAR de segunda, pues nunca le dicen a los árbitros que vayan a mirarlo a la televisión, simplemente ratifican la decisión inicial.



Quizá también te interese:

¡La UD Las Palmas gana fuera de casa! (0-2)