Saltar al contenido
UD Las Palmas, Ser Amarillo, noticias, fichajes, plantilla, foro

El revitalizador de la Liga

La conocida página italiana Tutto Mercato Web también tiene una opinión sobre la Unión Deportiva. Este editorial u opinión que hoy les traemos se escribió justo después del partido del Sevilla y aun así puede tomarse como punto de referencia de la UD actual. Las Palmas sigue estando en boca de todas y sigue dejando titulares allá donde va. Con solo 49 partidos en primera desde que ascendimos, la UD ya ha dejado mucha más huella que muchos equipos que llevaban años en esta categoría.

A continuación, el artículo de Tutto Mercato Web sobre la UD Las Palmas:

Desde el primer partido de la Liga observé que Las Palmas sería un firme candidato para revitalizar esta Liga, propiedad siempre de los mismos, en este caso Barcelona, Real Madrid y Atlético de Madrid.

El juego de los canarios es muy interesante, tienen gusto por asociarse en torno al balón, actitud de querer llegar a la portería contraria, aunque a veces quedan atrapados por el laberinto del toque corto y, además, tienen explosiones goleadoras. Pero, aparte del buen hacer de sus futbolistas, en Las Palmas se nota la mano de un entrenador que establece un marco característico de actuación.

Santiago Segurola, periodista español, afirmaba que: “Las Palmas vive sus mejores tiempos desde los años 80 con un entrenador que se curtió en la playa de El Sardinero… Y si hablamos de Santander hay que referirse a Quique Setién, el jugador que alimentó los mejores sueños de la afición del Racing. Quique fue un gran pensante, un 10 clásico que no toleraba la demagogia. Jugaba con finura y seriedad. Marcaba la cuota de goles que solía salvar al Racing del descenso o elevarla a la media tabla. Si hubiera nacido en Canarias, la gente habría considerado natural su estilo. En el Norte tuvo que luchar contra algunos críticos y muchos tópicos. Los aficionados de aquel tiempo le recuerdan como un gran jugador y un hombre de carácter”.

Ya en el primer partido de Las Palmas, 23 de agosto, me atreví a “tuitear”: “Sigo insistiendo, ¡qué bien juega Las Palmas. Si atacan más directo, con técnica y manejo, harán estragos”. Y el 28 de agosto, cuando jugaban contra el Granada y empataban a un tanto, me atreví de nuevo: “Las Palmas me gustaría confirmara la excelente impresión del primer partido. Juego de equipo, balón protagonista, mirando al gol con frecuencia”. Mi sorpresa posterior a este “tweet” es que en pocos minutos unas 600 personas habían leído mi reflexión futbolística un tanto simplista. Posteriormente al apunte realizado, Las Palmas ganó por 5-1.

“Cuando ingresó en el cuerpo de entrenadores, Setién estuvo a la altura de su reputación como jugador. Sus equipos jugaban bien, pero con un problema: nunca tuvo la oportunidad de disponer de plantillas notables” comenta Segurola. “Cuando ya había cumplido los 57 años sustituyó a Paco Herrera en Las Palmas, en medio de los peores vaticinios. Las Palmas comenzó a escalar con victorias y un juego que poco a poco comenzó a remitir al de los años dorados, los de Guedes, Germán y Tonono en los años 60. Nadie podía sospechar que un hombre del Cantábrico devolvería al equipo canario a la esencia de su estilo: vistoso, sutil y difícil de descifrar por sus rivales. Es lo grande del fútbol. Vive de tópicos que unos pocos se encargan de romper. Quique Setién es uno de ellos” seguía argumentando Sergio Segurola.

Podría decir Setién que de mayor aprenderá de fútbol. Quizás podría esgrimir aquello de que “con el tiempo las minorías tenemos la razón”. Pues eso… Pero su experiencia también le dictará que los partidos están vivos mientras el árbitro no pite el final. Por eso aunque les piten injustamente o cometan fallos que les cuesten partidos, siempre tendrán en la cabeza que eso también les servirá para el futuro, para una nueva experiencia, para un nuevo partido. Porque siempre hay tiempo para el aprendizaje.

“Se puede conocer la veteranía de un soldado por el contenido de la cartuchera. El bisoño lleva cartuchos. El veterano sólo lleva comida” (G. Bernard Shaw)